Alemania utiliza la máquina doméstica